Sábado 25 de Noviembre de 2017
Las obvias fórmulas de la política uruguaya PDF  Array Imprimir Array  Correo electrónico
Escrito por Jorge Scagni   
Martes 02 de Junio de 2009 00:00

Uruguay debe ser de los países más politizados del mundo, de eso no caben dudas.
Más allá del período electoral, que en el 2009-2010 con las internas, nacionales y luego municipales abarcará un año y medio de campaña, en el período de los distintos gobiernos todo está siempre teñido, hasta de más, por la politiquería de los dirigentes de turno. Esto ha ocurrido antes, ahora y parece seguirá ocurriendo. Mientras el oficialismo dice que todo va muy bien, la oposición plantea un panorama negro para el futuro. En esos roles han estado todos, ahora que el Frente llegó al poder. Cuando fue oposición se oponía a todo, valga la redundancia. Ahora defiende todo. Los Partidos Colorado y Nacional, cuando fueron gobierno defendieron a ultranza sus políticas de estado, y ahora parece nada les cae mal.
En fin, más de lo mismo.
Lo otro, es el tema de las candidaturas.
Para hacer prensa se comienza a hablar de éste tema mucho antes de las elecciones, y aunque se consulte al votante ahora a través de las internas, las fórmulas la definen los dirigentes, como siempre, entre cuatro paredes.
Todos sabemos, y desde hace mucho tiempo que Mujica-el más votado del Frente-iba a ser candidato. Cual si fuera una aplanadora fue elegido por el Congreso como el candidato oficial, aunque luego aparecieran dos fórmulas alternativas para generar las elecciones internas: Astori y Carámbula.
¿Qué pasará luego del 28 de Junio?. Seguro, nada nuevo. Porque está bastante claro que la fórmula Mujica-Astori va a ser quién represente a la izquierda en la instancia de octubre.
Para que esto ocurra se va a tener que procesar una "ardua negociación", pero como ya está definida, se va luego a anunciar con bombos y platillos y una señal de fuerte unidad partidaria, esa que se reclama, pero casi nunca existe.
En el Partido Nacional la cuestión es similar y ya conocida desde mucho tiempo atrás. Lacalle dijo en su momento que no iba a ser candidato. Pero "se tanteó" el panorama y los candidatos que aparecieron Heber, Chiruchi,  no reunieron el consenso del sector, y no había ambiente como para que fueran candidateables. Por lo tanto, en aras del prestigio del Herrerismo, se volvió a subir Lacalle, y hoy parece encabeza las cuestionadas encuestas, que Larrañaga insiste en rechazar.
Cualquiera de los dos que gane la interna es obvio le ofrecerá al otro sector la Vicepresidencia para las nacionales de octubre, también buscando indicios de unidad, esa que siempre le gusta ver al votante uruguayo, y que le diera tantos resultados siempre al Partido Colorado (recuerden ustedes lo que sucedió con Batlle-Hierro en las elecciones del 2000)
Entre los colorados, hoy muy lejos, según las encuestas, de cualquier definición, parecería que Bordaberry-condenado por su apellido y la historia a la que se apela permanentemente en este paìs- sería sin embargo el más votado; y Luis Hierro López, otro histórico dirigente será el segundo en las internas, y ya más lejos Amorìn Batlle.
En San José muchos se horrorizan porque a un año de las elecciones municipales ya está virtualmente candidateado José Luis Falero. ¿A alguien le llama la atención que Falero sea el candidato de Chiruchi?. Parece que el Diputado Casas por ejemplo no lo tenía claro. Bueno, se concretó, Falero será el candidato oficialista. Pero el dato, no debería sorprender, era obvio y absolutamente previsible.
Por otro lado parecería que Atilio tiene ahora el respaldo del "aparato" mayoritario de la 22 para ser el Diputado (de hecho los principales referentes del sector de la zona de Libertad que apoyaron a Casas hoy están detrás de Atilio)  y se va a procurar que por restos se pueda lograr otro legislador del sector, para que el departamento tenga tres, pues el restante debería ser del Frente Amplio, de acuerdo a lo que ha venido ocurriendo.
Esto es lo que se ve a la distancia, o mejor dicho, desde lejos, porque hace tiempo se vienen "cocinando" estos asuntos, que de a poco van tomando pública notoriedad. Mientras tanto seguimos asistiendo a las viejas fórmulas de hacer política en el país, es que los polìticos que la llevan adelante son los mismos que se vienen perpetuando desde la década de los años 70, y la tan mentada renovación sigue esperando.

 

Publicidad Google