Martes 12 de Diciembre de 2017
"Espacios públicos vs. Vándalos"
Escrito por --   
Jueves 23 de Noviembre de 2017 09:42

 Una lucha a ciegas sin penas establecidas y daños con costo para el contribuyente

Por: Richard Ferrada

Cuando hace 83 años el compositor argentino Enrique Santos Discépolo escribió el tango "Cambalache" en 1934, dio muestra de una absoluta clarividencia de los tiempos por venir…

La delincuencia se ha democratizado y hoy nos alcanza a todos y a todo. Los uruguayos estamos perdiendo cada día más nuestras libertades, nuestros espacios y nuestra capacidad de asombro ante lo que nos toca vivir, ver o escuchar, al punto de ya "naturalizarlo".
El deterioro del entramado social, consecuencia de la multiplicidad de factores según técnicos en el tema son, en apariencia, los detonantes de situaciones delictivas que tienen como objetivo, además de la inseguridad, entre otros, el ataque a los espacios públicos.
Esta extraña conducta lejos de ser un fenómeno organizado, es una acumulación de acciones individuales que guardan una estrecha relación con el aumento en el consumo de alcohol y otras sustancias en nuestro país. El fenómeno delictivo, que también anida en San José, parece no escapar a la sensible realidad nacional, contribuyendo así a ensanchar la ingeniosa fertilidad y al cada vez más audaz accionar delictivo que opera y sacude a toda la sociedad. Las recientes declaraciones del Director Espacios Públicos, Gustavo Bares, al salir del gabinete el pasado miércoles, (ver publicación anterior), hablando sobre los desmanes ocurridos en barrio las Palmas con la desconexión del alumnado allí existente, son una perla más que se agrega a los episodios protagonizados por el vandalismo desenfrenado que, -solapados por el manto de la noche- logran perpetúan sus fechorías.
En los últimos años las denuncias de las autoridades al Ministerio del Interior y Prefectura son decenas y las quejas de los vecinos centenas, intentando así poner freno a una lucha a ciegas. No alcanza con transferir responsabilidades, tampoco alcanza con agregar cámaras o aumentar el patrullaje nocturno. Sí contribuye reivindicar los derechos como ciudadanos y defender los espacios que son propios, y para ello es necesario contribuir de forma efectiva, actuar en consecuencia (aplicando la tecnología) denunciando al momento que ocurren los hechos por los números con esos fines habilitados.

Los espacios públicos ya no tan seguros:

Pasada la media noche estos lugares se convierten en tierra de nadie, donde el ciudadano de a pie se siente inseguro y por ende desprotegido, en lugares de transito como, plazas, peatonales y calles en general.
Hace menos de 20 años parecía impensable que los espaciosos y concurridos quinchos del parque Rodó, en su momento gratis y abiertos para todos, estuvieran encerrados en un cerco perimetral como los animales enfrente. Menos aún ver los bancos de material y churrasquearas dados vuelta en Picada de Varela, casetas en las playas, monumentos pintados o luminarias y baños rotos, contenedores incendiados, destrozos en las plazas y hasta la misma terminal de ómnibus, sumado al robo de cables y barandas en los puentes o la infame sustracción de placas de la estela de los forjadores en plaza Zorrilla entre otras tantas tropelías. Ni Cristo se salvó, en efecto, como se recordará el hecho con resonancia mediática nacional, tuvo como protagonista la mismísima capilla del Santísimo, en la Basílica Catedral de San José, profanación que se saldó con el robo del copón con las hostias consagradas y las alcancías, seguido en la misma línea con el vandalismo perpetuado en la Capilla del barrio Industrial. Igual suerte han corrido algunas escuelas del departamento con el impacto de diferentes destrozos como el ocurrido en la técnica de Ciudad de Plata hace tres días.
San José se ha caracterizado desde siempre por la variedad y limpieza de sus espacios públicos como lugar de interacción de su gente, por ello, esta problemática sugiere una mirada diferente, "ir a la reconquista" de estos lugares para su disfrute, implica un compromiso real de sus ciudadanos actuando responsablemente para su correcta preservación.

En San José no se han establecido penas por estos delitos según lo confirmado por fuentes judiciales a esta redacción.
La ley 9155 y su modificación de artículo 360 del código penal uruguayo (De las Faltas) establece la defensa de los espacios públicos, principalmente la limpieza de los mismos, o dañen o destruyan los contenedores de basura del municipio. Los infractores serán castigados de 7 a 30 días con trabajos comunitarios y en caso de no aceptarlos con prisión. El criterio que empleara el juez establecerá un día de trabajo por tres de prisión.

Comentarios

Please login to post comments or replies.
 

Publicidad Google